¡Arriesga!

«Qué decisión más arriesgada». No sabéis cuántas veces he escuchado esta frase durante los últimos meses, y todo porque estoy intentando montar mi propia empresa. Desde la perspectiva de la mayor parte de la sociedad, escoger voluntariamente el camino de la incertidumbre es inequívocamente arriesgado.

Sin embargo, en este caso, no estoy de acuerdo con esa gran mayoría. Conozco personas que profesionalmente se han estancado justamente por aventurarse a mantener el mismo trabajo desde hace años, que les permite tener una vida tranquila y sin sobresaltos. Lo siento, firmemente creo que la historia la escriben las personas que se atreven y dan los pasos necesarios. ¿Qué es más arriesgado?

Meditar las decisiones que tomas es importante, importantísimo. Bajo mi punto de vista, un cúmulo de buenas decisiones a lo largo de tu vida es sinónimo de éxito. Si bien, tengo la sensación de que en general confundimos tomar una buena decisión con no tomar ninguna decisión.

Elige, equivócate, rectifica, aprende, perdona. Eso te hará crecer más de lo que nunca hubieses imaginado, estoy seguro. Porque si algo he aprendido en estos 24 años de vida, es que muchas veces las personas necesitamos caer una, dos y tres veces antes de aprender algo. Y no hay mejor aprendizaje que el de la experiencia propia.

Un comentario sobre “¡Arriesga!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *